7 Consejos para tus zapatos y tus pies.

Como fabricantes de calzado tenemos algunos consejos para nuestros clientes. Tanto si tienes rozaduras como si por el contrario te quedan demasiado holgados tenemos algunos life hacks que te pueden ayudar.

  1. Piensa en la hora a la que vas a comprar tus zapatos.

Por ejemplo, cuando vayas a comprar zapatos no vayas ni a primera hora de la mañana ni a última hora de la tarde. A última hora los pies estarán demasiado hinchados como para hacerte una idea precisa de la talla que necesitas . A primera hora pasará totalmente al contrario, los pies estarán deshinchados y no será la talla real que tendrás a lo largo del día. La mejor hora es al medio día.

2. Evita rozaduras con desodorante.

El desodorante es la solución más socorrida para evitar que se nos formen rozaduras. Lo mejor, sin embargo, es usar sprays antifricción en las áreas más problemáticas (como el talón y la punta) antes de ponernos los ‘tacones asesinos’ evitará que se produzcan rozaduras. Estos productos específicos crean una película protectora invisible sobre la piel que produce ‘efecto media’, evitando que el material del calzado la roce directamente.

3. Que no te sude… el pie.

Para evitar el mal olor un buen consejo es poner en la planta del zapato un poco de talco antes y después de usarlos. Así no se quedará el sudor en el zapato creando mal olor y bacterias.

4. Evita el mal olor con té.

Cuando no tengas talco o creas que no es suficiente para eliminar el mal olor, pon unas bolsitas de tu té aromático favorito y déjalas toda la noche.

5. ¿Y si los zapatos me quedan sueltos?

Si por el uso o la mala elección de una talla notas que tus zapatos están un pelín sueltos encógelos unos milímetros con una bolsita de hielo en el interior.

6. ¿ Y que hago cuando me quedan demasiado justos?

Un buen consejo es que te pongas los zapatos por casa un rato cada día antes de salir con ellos a pasar el día. Si aún así notas que están demasiado justos, humedecelos por dentro con un algodón, ponte un par de calcetines gordos y con los pies metidos en los zapatos dales calor con un secador por fuera.

7. Evita el dolor con un nudo.

Ata juntos el tercer y cuarto dedo del pie. Este procedimiento ayuda a reducir el dolor en la parte anterior de la planta del pie. Resulta que hay un nervio entre esos dos dedos. Ese nervio se separa cuando usas tacones y ejerces presión sobre él. Pegar esos dedos juntos reduce parte de esa tensión.

 

Para terminar os dejamos con un entretenido vídeo con algunas ideas extra para tus zapatos. Disfrutadlo: